Inicio

Técnica

Historia

 

El Mauser 1909 Modelo Argentino es un fusil de repetición a cerrojo, y por ende de accionamiento manual, con almacén al tresbolillo para 5 cartuchos el que se encuentra completamente dentro del cajón de mecanismos. Puede ser cargado con peines o con cartuchos sueltos, lo que permite también utilizarlo tiro a tiro. El armado de la aguja percutora se produce en su mayor parte al abrir el cerrojo, completándose al cerrarlo. Realmente es un Mauser 1898 con algunos cambios, más estéticos que funcionales. El Mauser 1898 fué reglamentario, en sus distintas variantes, en el Ejército Alemán hasta el final de la segunda Guerra Mundial. El M-98 es considerado el mejor sistema de cerrojo militar de la historia. Construido con lo mejores aceros y una terminación inmejorable, posee una calidad general que hoy sería impensable, por su alto costo, para un fusil de uso militar.

Características Generales del Fusil de Infanteria

Largo total

1.250 mm

Largo total con sable bayoneta

1.648 mm

Longitud del cañón 740 mm
Longitud de la línea de mira 654,3 mm
Peso del fusil sin sable bayoneta, almacén vacío 4.050 g
Peso del fusil con sable bayoneta, almacén vacío 4.560 g
Peso del fusil con sable bayoneta, almacén lleno 4.680 g
Peso del fusil sin sable bayoneta, almacén lleno 4.170 g
Número de estrías 4
Paso del estriado: 1 vuelta en 250 mm
Altura del guión sobre el eje del ánima del cañón 22,5 mm
Longitud de la parte rayada hasta la boca 668,8 mm
Velocidad en la boca 850 m/s
La bala da en el primer segundo 3320 vueltas
Alcance máximo con 28° de inclinación 4.000 m


Haremos un análisis de sus partes. La descripción de sus variantes y modelos la podemos ver en la sección "Variantes".

El Cañón

 

Construido en acero al tungsteno al 1,8%, es de una sola pieza y posee el alza y el guión. Se dividide en 3 cuerpos de diferentes diámetros separados por escalones. En el primero, en su parte anterior, posee una porción roscada para ajustarlo al cajón de mecanismos, el refuerzo de recámara y el tubo del puente del alza. En el último cuerpo va colocado el guión. Posee un ánima con estriado convencional, con 4 rayas dextrógiras con un paso de 1 vuelta en 250 mm. Tienen una profundidad de 0,13 mm y un ancho de 4,2 mm y el fondo es concéntrico al ánima. El número de serie va colocado en el refuerzo de la recámara y sólo puede verse quitando la culata.

 

El Alza y el Guión

 

El alza es del tipo "de corredera" y se encuentra graduada de 300 a 2.000 metros, de 100 en 100, mientras que el guión posee corrección lateral y una "línea de fé", que nos muestra si sufrió alguna modificación. La corredera posee dos pestillos accionados por resortes, que la traban en el alza, en la posición deseada, sobre muescas practicadas a los costados de ésta, coincidentes con las distintas graduaciones de alcance. En la posición de 300 m el alza queda inmovilizada no pudiendo levantarla a mano, como sí es posible en otras posiciones.

 

La Acción

 

Llamamos "acción" al conjunto del cajón de mecanismos completo y su correspondiente cerrojo. 

 

El cajón de mecanismos 

 

El cajón de mecanismos se divide en dos partes: la superior y la inferior (en inglés: "upper receiver" y "lower receiver"). La primera posee, en su parte delantera, el roscado para el cañón, inmediatamento detrás del roscado se encuentran dos de los tres nichos donde alojan los tetones de acerrojamiento que posee el cerrojo y la rampa de alimentación. 

En la parte trasera encontramos, por debajo, el mecanismo de disparo, y, por arriba, está el denominado "puente", donde se encuentra el tope de recorrido del cerrojo y el nicho del tercer tetón, y un pequeño canal donde se coloca el peine para cargar el almacén con los cartuchos. El tope del cerrojo permite, al accionarlo, quitar dicho cerrojo y posee también, solidario aunque no fijo al tope, el eyector accionado por un muelle. Este tope posee una especie de aleta que sobresale hacia arriba rodeando el puente, hasta llegar al canal del peine. La función de esta "aleta" es sostener el peine en su lugar cuando ya se colocaron los cartucho en el almacén, pudiéndose quitarse con la mano, o dejar que caiga cuando cerramos el cerrojo. La función de esta "aleta" es evitar una eventual caida del peine delante del cerrojo y trabarlo al accionarlo para cargar un cartucho. Entre lo parte delantera y el puente encontramos los labios del cargador, y sobre el costado izquierdo, inmediatamente delante del puente, existe un rebaje destinado a dar espacio al dedo pulgar cuando cargamos los cartuchos en el almacén. El número de serie va grabado sobre el alojamiento del cañón en el lado derecho, que puede leerse a simple vista.

El cajón inferior posee el arco guardamontes (con el pestillo que traba la tapa del almacén), el almacén de cartuchos, la tapa del mismo y el elevador con su resorte. El número de serie lo encontramos en la parte inferior, entre el eje de la tapa y el tornillo anterior, también visible a simple vista.

La dos partes (superior e inferior) se unen entre sí mediante dos tornillos colocados en sus extremos. Originalmente no estaba pavonado, siendo su color el natural del metal, aunque algunos ejemplares fueron posteriormente pavonados en negro como parte del mantenimiento realizado por el Ejército. En los ejemplares que pude ver, este trabajo de pavonado es excelente.

 

El cerrojo

 

El cerrojo está construido con acero cementado que estaría comprendido entre un SAE 1025 y un SAE 1035 (es decir, acero al carbono entre 0,25% y 0,35%; en esa época no existía la clasificación de los aceros). Al igual que el cajón de mecanismos, no era pavonado. Se divide en dos partes: el cuerpo del cerrojo y el conjunto de disparo.

El cuerpo del cerrojo: Está compuesto por el cuerpo del cerrojo propiamente dicho, el extractor y su anillo de soporte. Es un cuerpo cilíndrico de 12,8 milímetros de diámetro y 162 mm de largo (186 mm el cerrojo completo). Posee en su parte anterior dos tetones de acerrojamiento diametralmente opuestos, uno de los cuales (el izquierdo o superior) posee tallado el pasaje para el eyector, y la cubeta que aloja y sostiene al cartucho, con el pasaje para la aguja percutora en su centro. En la parte superior (con el cerrojo en posición de abierto), al medio, posee una guia de 55 mm de largo que pasa por un canal practicado en el puente del cerrojo en su parte superior. Entre ésta y los tetones, posee una ranura que aloja el anillo que sostiene un largo (108 mm) y robusto extractor, el cual no gira al abrir o cerrar el cerrojo. Es éste extractor, practicamente indestructible, la principal característica que diferencia a las acciones M-98 del resto de los sistemas de cerrojo. La combinación de cubeta con uña extractora permite al sistema sostener firmemente un cartucho ni bien éste deja el almacén, asegurando de esa manera una alimentación sin fallas. De hecho, es posible colocar el fusil en posición invertida (es decir, "patas arriba") y al accionar el cerrojo, alimentará un cartucho en la recámara, sin temor a que caiga al suelo.

En su parte posterior encontramos el tercer tetón de acerrojamiento (para darle más seguridad al conjunto, pero en la práctica se demostró superfluo) y la manija de accionamiento, rematada ésta por una bola. Sobre esta manija está grabado el número de serie. En el fusil de infantería la manija es recta, mientras que en las carabinas (tanto de caballería como de ingenieros) está doblada hacia abajo. En la parte posterior se enrosca el conjunto de disparo (que, al igual que el extractor, no gira al accionar el cerrojo). El cerrojo posee un rebaje, en forma de triángulo rectángulo, que oficia de rampa (en realidad, una auténtica leva) sobre la que se desplaza la nuez de la aguja percutora y, al abrir el cerrojo, es decir, al hacerlo girar 90° hacia arriba y a la izquierda, la nuez (y la aguja percutora) retroceden y comprimen su resorte, hasta que la mencionada nuez alcanza y supera brevemente el fiador, quedando montado en gran parte el mecanismo de disparo. Al cerrar el cerrojo, haciéndolo girar 90° en sentido horario, éste avanza unos milímetros, quedando la nuez retenida por el fiador, completándose de esta manera el armado del mecanismo de disparo. Esta rampa impide que se produzca la percusión de un cartucho si el cerrojo no está completamente cerrado, que podría darse en caso de rotura del fiador. Esta es la gran diferencia con la acción 1889 (la que es utilizada por nuestro modelo 1891), y le confiere una gran seguridad al modelo 98.

También es de notar que el cerrojo, al abrirlo y mientras se gira, retrocede unos milímetros, arrastrando el cartucho o vaina que hubiera en la recámara, concretando de esta manera la denominada "extracción primaria". Esta extracción primaria permite "desclavar", llegado el caso, una vaina que haya quedado agarrada en la recámara.

El cuerpo del cerrojo es hueco, para dar paso a la larga aguja percutora, y posee también dos orificios que, en caso de perforarse el fulminante o romperse la vaina, desvían los gases evitando que éstos den en la cara del tirador. En la parte posterior del cuerpo, en su interior, posee una rosca que sostiene el pabellón (y, por extención, el conjunto de disparo).

El conjunto de disparo: El pabellón aloja a la aleta del seguro, la aguja percutora, su resorte, la nuez que la sostiene y el pestillo. Posee un canal por donde pasa la aguja percutora, de adelante hacia atrás, comprimiendo el resorte y siendo retenida por la nuez en la parte trasera del pabellón. Es la nuez la que mantiene todo el conjunto pabellón-aguja percutora armado. La forma del canal, y de la aguja percutora en la parte que aloja a su resorte, no es cilíndrica, si no que posee dos costados planos paralelos, de tal forma que la aguja percutora no puede girar. El resorte, construido en alambre cuerda de piano y de 31 espiras, posee las siguientes medidas:

 

Suelto 130 mm
Desarmado 80 mm
Armado 67 mm

 

El pabellón también posee un pestillo de seguridad que impide girar el cerrojo hasta que este no se encuentra en su posición más adelantada, y también impide girar el pabellón cuando el cerrojo se desplaza hacia atrás. Este pestillo calza en el mismo rebaje del cerrojo sobre el cual actúa la aleta del seguro. 

La aguja percutora, como dijimos, está colocada en el pabellón, atravesándolo. El resorte rodea la aguja y apoya en la cara anterior del pabellón, y se mantiene todo el conjunto armado mediante la nuez, que va colocada en el extremo posterior de la aguja y apoya en la parte posterior del pabellón, quedando dentro de un canal de éste.  Posee a 45 milímetros de su extremo anterior una suerte de "cuña", que se aloja en un canal ad hoc que posee el cerrojo en su interior, y coincide con aquel cuando la palanca está en posición horizontal. De esta manera se evita (junto con el sistema nuez-leva del cerrojo) que la aguja pecutora golpee el fulminante del cartucho si el cerrojo no está completamente cerrado. Esta "cuña" es también, en su cara posterior, el apoyo del resorte de la aguja percutora. Otra función de la "cuña" es obturar el pasaje de la aguja percutora para obligar (en caso de rotura de la vaina o de su fulminate) a los gases a escapar por los agujeros del cerrojo. El recorrido de la aguja es de 13 mm. 

La aleta del seguro actúa de manera ingeniosa y la vez muy simple. Va colocada en la parte superior del pabellón, y el extremo posterior queda sobre la nuez, y el extremo anterior de su eje, que posee un rebaje que abarca unos 270 grados de su circunsferencia, queda sobre el borde trasero del cuerpo del cerrojo, el cual presenta un alojamiento semicircular al efecto.

La nuez posee en su costado derecho, un pequeño canal o zurco, cuya función ha sido objeto de interminables debates. En base a mi experiencia personal, estoy convencido que ese rebaje es para poder montar la aguja percutora sin necesidad de abrir el cerrojo. Simplemente, utilizando un cartucho, enganchamos la nuez con la ranura de extracción de la vaina y tiramos hacia atrás hasta montar la aguja percutora. Si bien es cierto que para esta acción es necesario aplicar una fuerza considerable, con un poco de práctica es posible hacerlo con seguridad, y en caso de que falle la ignición de un cartucho podemos volver a percutir el mismo sin necesidad de abrir el cerrojo, evitando el peligro de que se produzca una ignición retardada con el cerrojo abierto, que puede tener consecuencias fatales, tanto para el arma como para el tirador.

Cuando el seguro está en la posición de disparo, un rebaje en el borde posterior de la aleta, permite el paso de la nuez posibilitando de esa manera el disparo, y el extremo del eje posee un rebaje que permite al cerrojo girar. Con la aleta en posición vertical, la cara posterior se interpone en el camino de la nuez, y la aleja del fiador, imposibilitando de esa manera el disparo, mientras que el extremo del eje del seguro presenta otra parte del rebaje, con lo que permite girar al cerrojo. En la posición horizontal hacia la derecha, la cara posterior del seguro continúa impidiendo el movimiento de la nuez, pero el extremo del eje se aloja en el rebaje del cuerpo del cerrojo, impidiendo a éste girar.

Todo este palabrerío hacen que el sistema parezca complicado, pero es tan simple e ingenioso que es necesario verlo para comprenderlo. Esta simplicidad es la que le dió una fiabilidad y eficacia como arma militar a toda prueba. Algunos de los que utilizan este tipo de armas para uso deportivo y/o cinegético, se quejan que para accionar el cerrojo es necesario girarlo 90°, lo que comparado con otros modelos (algunos de los cuales se accionan con sólo 30 grados) es demasiado, y que la aguja percutora tiene un recorrido excesivo, lo que le restaría precisión. Sin embargo, teniendo en cuenta la enorme cantidad de armas deportivas construidas con acciones M-98 (recicladas o fabricadas desde cero), estas "desventajas" no parecen importar demasiado.

 

Cerrojo M-98, en este caso de un Kar-98K - Click para ampliar

 

La Culata

 

La culata es de una sola pieza con pistolete, construida en nogal de primera calidad. Posee en su extremo posterior una cantonera de metal atornillado a la misma. La anilla trasera para la correa portafusil se encuentra algo más atrás del pistolete, sostenida por dos tornillos de generosas dimensiones. En su extremo anterior posee un agregado de metal con un pasaje para la baqueta y una extensión para sostener la bayoneta, fijado a la culata mediante un pasador. Sobre esta guarnición se coloca la abrazadera que une a aquella con el cañón, quedando inmovilizado por una suerte de pestillo clavado a dicha culata, que debe presionarse con la mano para liberarla y poder quitarla.

Posee un guardamano, también de nogal, que cubre el cañón por arriba desde la recámara hasta poco más adelante de su primer escalón, rodeando el alza. Es sostenido por un tornillo ubicado en el extremo anterior del alza, y en su extremo delantero, a la culata por medio de la granadera de forma aproximadamente oval. Esta granadera posee la anilla para la correa portafusil, y es inmovilizada por un pestillo similar al de la abrazadera. Un fleje curvado de metal colocado debajo del guardamanos, y que queda oculto a la vista, abraza el cañón inmovilizando dicho guardamanos en su parte posterior.

La culata posee, a la altura de la unión del cañón con la acción, una suerte de perno pasante, de sección rectangular y perpendicular a aquel, que se interpone entre la culata y el alojamiento delantero del tornillo de fijación de las dos partes del cajón de mecanismos. Este perno posee una cabeza redonda visible en el lado izquierdo de la culata, y en el extremo opuesto, posee una rosca para la tuerca redonda, quedando ésta visible por el costado derecho. La función de este perno es trasladar mejor la fuerza del retroceso a la culata, evitando que ésta sufra rajaduras con los sucesivos disparos.

Debajo de este perno se encuentra un inserto de metal con un orificio roscado destinado a sostener la baqueta. Ésta es de metal, con ambos extremos roscados,  uno para fijarse al arma, y el otro sostiene una cabeza también de metal, con una perforación alargada, destinada a sostener un trapo u otro útil de limpieza, para realizarla al interior del cañón. Detrás de esta cabeza se encuentra el número de serie del arma. Es de notar que esta baqueta es del mismo largo del caño, permitiendo limpiarlo sólo con ella. En otros modelos de Mauser, la baqueta tiene aproximadamente la mitad de largo, siendo necesario unir dos baquetas entre sí para poder limpiar el caño.

 

Este video nos muestra como desarmar el cerrojo del Mauser 1909,
aunque sirve para cualquier modelo basado en el G-98: